La “iglesia” católica es fascista y reaccionaria amparada bajo el poder económico de los grupos mas poderosos del mundo.

Papa Francisco I apoyó la Operación Cóndor y avaló la economía de los Chicago Boys

Papa Francisco I apoyó la Operación Cóndor y avaló la economía de los Chicago Boys

La “iglesia” católica es fascista.

Siempre la “iglesia” católica ha sido fascista. Especialmente en Europa. Los lazos y la hermandad que la han unido al nazismo, a Franco o a Mussolini no pueden negarse; por lo tanto, la columna vertebral del clero católico es el fascismo.

Y como fascista, el Vaticano se ha encargado de atacar y desechar de sus filas a los progresistas, a los que piensan diferente o a quienes se atreven a pensar y actuar individualmente. Si uno no cree ciega y estúpidamente en sus dogmas (que no aguantan el más mínimo análisis bíblico) es “enemigo” de la “iglesia” y como tal es tratado. Lo bueno, es que como todos los regímenes fascistas que han existido, también el del Vaticano está llegando a su fin.

El “destape” en España y en el resto del mundo está quitando la “venda” religiosa que cubría los ojos de las naciones. Se está viendo la verdad: que la “iglesia” católica y romana es uno de los mejores ejemplos del crimen organizado. Que está llena de criminales, pederastas, estafadores, etc. (intereconomia.com)

El Domingo 27 de Abril el papa Francisco explique a los 1.000 millones de católicos de todo el mundo el proceso de santificación actual. Y es que las canonizaciones de Juan Pablo II y Juan XXIII llegan marcadas de polémicas por estar fuera de las tradiciones eclesiásticas. El camino hacia la santidad de Juan Pablo II ha sido, milagrosamente, el más rápido en la historia moderna, algo que dejó a los tradicionalistas con la boca abierta y las cejas en alto. Mientras que en el caso de Juan XXIII (con solo un milagro), Francisco tomó la inusual decisión de prescindir de los requisitos modernos del Vaticano que pide al menos dos milagros verificados.

Juan Pablo II

La canonización que más atención despierta es la de Juan Pablo II, pues los críticos consideran que el Vaticano se ha apresurado en santificarlo.

10294449_10203824925445647_7247730054410679516_nMientras algunos recuerdan que el fallecido papa polaco tuvo un papel relevante en la caída del socialismo y ferviente servidor de las oligarquías nacionales e internacional, se erigió como el Papa, campeón del anti-comunismo, otros canalizan más la atención en que él conocía, entre otros pecados, de los abusos sexuales de menores por parte del clero. Los vaticanistas creen que aparentemente el Pontífice ignoró las advertencias que le hacían sobre los abusos sexuales, pensando que tales acusaciones eran parte de un complot contra la Iglesia. Sin embargo, algunos no dudan de que ‘el papa peregrino’ supo ocultar tras su sonrisa la corrupción del Vaticano.

Juan Pablo II, cuyo nombre secular era Karol Józef Wojtyla, llegó a ser el 264.º papa de la Iglesia católica y fue considerado como uno de los líderes más influyentes del siglo XX, además de uno de los más viajeros de la historia: visitó 129 países durante su pontificado. El papa fue muy querido en todo el mundo, algo que se vio reflejado tanto en la multitud que acudía a verlo en sus viajes por el planeta, como en los tres millones de feligreses que colapsaron las zonas adyacentes al Vaticano tras su muerte pidiendo su canonización.

Papa Francisco I apoyó la Operación Cóndor y avaló la economía de los Chicago Boys

Por Kurt Nimmo Verdad Ahora

safe_image.phpEl médico Lorenzo Riquelme, hoy de 58 años y residente en Francia, dice que la patota que lo secuestró y lo torturó en 1976 salió de la sede principal de la Compañía de Jesús, donde vivía y era principal responsable el superior provincial Jorge Mario Bergoglio. Riquelme tenía militancia en la Juventud Peronista y en el movimiento cristiano vinculado con los curas del tercer mundo. Para averiguar dónde encontrarlo golpearon a su novia, que trabajaba en el Observatorio de Física Cósmica de San Miguel, dentro del predio del Colegio Máximo. Riquelme cree que se trató de un grupo operativo de la Armada que tomó posiciones allí después del golpe. En esos apremios participó un sacerdote que con autorización de Bergoglio era capellán militar de la Escuela de Suboficiales General Lemos, en la vecina guarnición de Campo de Mayo. El ex jesuita Miguel Ignacio Mom Debussy, hoy de 63 años, hizo los votos el 13 de marzo de 1976 y Bergoglio fue su padrino de ordenación el 3 de diciembre de 1984. En los viajes entre San Miguel y la Ciudad de Buenos Aires en los que le hacía de chofer, Bergoglio le habló del proyecto político del jefe de la Armada, Emilio Massera, y le comentó que se había reunido con él varias veces.

Papa Francisco I apoyó la Operación Cóndor y avaló la economía de los Chicago Boys

El Observatorio fue un lugar de encuentro de la militancia en los últimos años de la década del 60 y los primeros de la siguiente. Mucha gente de la zona almorzaba en su comedor, que era muy barato, y pasó a ser punto de reunión y de discusiones políticas. Entre quienes pasaron por allí estuvo Marcelo Kurlat, El Monra, uno de los dirigentes de las FAR, que luego del golpe murió al resistirse al secuestro por el grupo de tareas de la ESMA. El periodista Horacio Ríos trabajaba en la Municipalidad de San Miguel (hoy General Sarmiento), militaba en la JTP e integraba la comisión directiva del sindicato municipal. Su madre y su hermano trabajaban en el Observatorio. Ríos ayudó a crear una comisión interna muy combativa, que entre 1973 y 1975 logró importantes reivindicaciones. Los jesuitas no estaban muy conformes con que la efervescencia política de la que habían participado afectara sus propias instituciones. La esposa de Ríos era Graciela Podestá, quien entre 1999 y 2003 fue diputada bonaerense por el Frepaso. El ex jesuita Alberto Sily narra que poco antes del golpe muchos científicos y técnicos del Observatorio recibieron cartas con amenazas de la Triple A y cinco de los principales se exiliaron, en Uruguay y en México. Podestá y Ríos recuerdan a un jesuita de apellido español, que no trabajaba en el Observatorio pero vivía en el Colegio Máximo, que siempre “llegaba con dos tipos armados con FAL”. Leer mas…

Postal de un espectáculo religioso obsceno

“¿Víctimas? ¿Qué víctimas?”, preguntó el cardenal Velasio de Paolis. Luego agregó: “No sólo están esas víctimas”. Después hubo un silencio de cuerpo y alma seguidos por la mirada un tanto extraviada del superior general de los Legionarios de Cristo, nombrado en 2010 a ese cargo por el entonces papa Jozef Ratzinger. A la pregunta de De Paolis le siguió una respuesta: las víctimas no eran sólo los miles de menores que sufrieron los apetitos sexuales de las sotanas hipócritas, sino también el mismo Vaticano. Las víctimas no eran únicamente los menores o adultos abusados y violados por el padre Marcial Maciel, el fundador de esa industria de los atentados sexuales que fue, durante su mandato, los Legionarios de Cristo. La víctima era la Santa Sede, que fue “engañada”.

Juan Pablo II, el papa que, entre otros tantos horrores, promovió y encubrió a los pedófilos y violadores de la Iglesia, recibió, al mismo tiempo que Juan XXIII, la canonización. Más allá del espectáculo obsceno montado para esta ocasión, del millón de fieles en la plaza San Pedro, de los tres satélites suplementarios para difundir el acto, más allá de la fe de mucha gente, la canonización del papa polaco es una aberración y un ultraje para cualquier cristiano del planeta. Declarar santo a Karol Wojtyla es olvidarse del abrumador catálogo de pecados terrestres que pesan sobre este papa: amparo de los pedófilos, pactos y regateos con dictaduras asesinas, corrupción, suicidios jamás aclarados, asociaciones con la mafia, montaje de un sistema bancario paralelo para financiar las obsesiones políticas de Juan Pablo II –la lucha contra el comunismo–, persecución implacable contra las corrientes progresistas de la Iglesia, en especial la de América latina, o sea, la frondosa y renovadora Teología de la Liberación.Leer mas…

VOLVER AL COMIENZO!

flecha

Advertisements
This entry was posted in Documentos, Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s