Chavez piso el palito y cayo en la trampa!

Vancouver, 2 de Mayo de 2011

Compañero

Frente Nacional de Resistencia Popular de Honduras, Vancouver

Oliver H Valladares

Presente

” UN REVOLUCIONARIO, NO PUEDE COVERTIRSE EN VERDUGO DE OTRO REVOLUCIONARIO..”

Los revolucionarios siempre hemos apoyado sin reservas el proceso revolucionario Bolivariano emprendido en Venezuela tras la llegada a la presidencia de la República del compañero Presidente Hugo Chávez Frías. Siempre hemos saludado, y seguimos haciéndolo, los importantes logros y avances que tanto en el terreno social, como económico y en especial en materia de defensa y garantía de todos los derechos humanos para todos los venezolanos y venezolanas ha emprendido el gobierno Bolivariano de Venezuela. Siempre hemos mantenido este apoyo aunque ello nos haya significado descalificaciones y enfrentamientos con los medios de comunicación y con los distintos sectores políticos, incluso de la llamada izquierda.

Por ello, manifestamos nuestro mas enérgico rechazo y condena a la reciente entrega a Colombia efectuada por el gobierno de Venezuela del súbdito sueco y antiguo refugiado político colombiano en Suecia., Joaquín Pérez Becerra, Director de la agencia de prensa ANNCOL, agencia de prensa que, además de dar una visión de Colombia mucho mas ajustada a la realidad que la difundida por los grandes monopolios informativos mundiales -quienes esconden sistemáticamente los innumerables crímenes de lesa humanidad cometidos por las autoridades colombianas contra su pueblo- también se ha caracterizado por una defensa cerrada de la revolución Bolivariana venezolana. Joaquín Pérez fue concejal de la Unión Patriótica en los años 80 y como tal victima del genocidio político al que fue sometida esta fuerza hasta su práctico exterminio –con el silencio cómplice de la comunidad internacional- , lo que obligó a Joaquín y a muchos otros miembros de la UP a abandonar Colombia y buscar asilo político en Europa.

Joaquín Pérez Becerra fue detenido al llegar a Venezuela a petición del gobierno colombiano, quien en una nueva maniobra fraudulenta a través de la INTERPOL, organismo que cada día muestra mas claramente su falta de imparcialidad y supeditación a las órdenes recibidas de los EEUU, puso en circulación una orden de detención cuando el compañero Pérez Becerra volaba hacia Venezuela. Recordemos que Colombia es el país del mundo donde más violaciones de los derechos humanos se perpetran, en la inmensa mayoría de los casos, por agentes del estado o los paramilitares a su servicio.

El único “delito” cometido por Joaquín Pérez Becerra ha sido defender y practicar la libertad de expresión, aunque desde el 11 de septiembre de 2001, cualquier manifestación de independencia informativa o política respecto a los intereses de la gran potencia y sus lacayos – caso del gobierno colombiano y la oligarquía de este país- sea sistemáticamente tachada de “terrorismo”, calificación que en numerosas ocasiones ha merecido – por parte de los grandes monopolios de la comunicación y de los gobiernos al servicio de los intereses del imperialismo e intervencionismo de los EEUU- el propio Presidente Hugo Chávez .

Respecto a las graves acusaciones formuladas contra el compañero Joaquín Pérez Becerra por el Gobierno de Colombia, queremos manifestar nuestro enérgico desacuerdo con la actuación del gobierno de Venezuela en este caso, toda vez que entendemos que el gobierno de Venezuela ha vulnerado, además de la confianza puesta en él por el movimiento internacional de solidaridad con Colombia y de defensa de los derechos humanos, las siguientes leyes internacionales e internas venezolanas, tal y como vienen poniendo de manifiesto estos días innumerables organizaciones y organismos defensores de los derechos humanos:

El daño está hecho, y lo mas honesto que podría hacer el Señor Chávez, es exigir a su homólogo colombiano, la inmediata libertad y garantia de la vida del compañero Joaquín Pérez Becerra. Se acusa al compañero Pérez Becerra de “comisión de los delitos de concierto para delinquir, financiamiento del terrorismo y administración de recursos relacionados con actividades terroristas”. Esto proveniente de un Chávez que no hasta hace mucho aparecía apoyando y defendiendo al ELN y las FARC – del promotor principal del ALBA, del que profesa la ‘revolución Bolivariana’, la justicia social, defensor de los derechos humanos. ¿Es este ‘giro’ en el accionar de Chávez, una clara muestra de su “Socialismo Siglo XXI? Bastante peligroso, pues esto significa que todos los que luchamos por acabar con el capitalismo, contra el imperialismo, por la justicia social, por defender los derechos de los pueblos somos y seremos tildados de ‘terroristas’.

El secuestro expreso y entrega al terrorista estado colombiano del refugiado político Joaquín Pérez Becerra es el hecho que termina por configurar un patrón de conducta del gobierno del comandante Hugo Chávez frías que denota un claro alineamiento con la contrainsurgencia colombiana.

Su nueva convicción es asumir que la insurgencia del ELN y de las FARC son una justificación para la intervención imperial. Como correlato ha declarado públicamente que no son tiempos de frentes guerrilleros, desde esta postura ha maniobrado hacia un alto nivel de integración a una política de seguridad entre el estado colombiano y el venezolano que hoy se despliega no solo en la frontera.

Su postura frente a la insurgencia olvida amañadamente que la insurgencia social, política y militar colombiana es la respuesta obligada al régimen de terrorismo de estado que ha cerrado la política como espacio posible para la acción civil, olvida que el terrorismo de estado en colombia no permite que nadie sobreviva a la paz como lo dijo el comandante Fidel Castro.

Recientemente en alocución nacional el presidente Hugo Chávez Frías ha asumido la responsabilidad del secuestro y entrega a Colombia del refugiado político Joaquín Pérez Becerra. Ha cuestionado la reacción crítica de diversos movimientos políticos y sociales venezolanos estigmatizándolos de ultraizquierda, “ no acepto chantajes de la ultraderecha ni de la ultraizquierda” “digan lo que digan, así digan que violé los sagrados principios marxistas leninistas, yo asumo la responsabilidad”. (Parece que de la ultraderecha si acepta los chantajes)

Pero ante su voz tan fuerte y el cerco mediático que ha ordenado, es difícil decirle que el movimiento de solidaridad nacional y mundial con Joaquín Pérez Becerra, va más allá del partido comunista venezolano, es la expresión de cientos de colectivos sociales en Venezuela y todo el mundo, incluido aqui en Vancouver que siempre hemos estado y estaremos patria o muerte en defensa de la revolución Bolivariana, revolución de la que él es una expresión fundamental, razón por la cual reclamamos su autocrítica y sensatez.

Es posible que si el comandante lee lo anterior, diga que no acepta chantajes desde el ultraliberalismo, es probable que trate de desprestigiar el potencial emancipador de los derechos humanos como referentes burgueses, pero si así reacciona, entenderemos que lo que no acepta es que se cuestione su abandono de los mínimos éticos que cualquier proyecto emancipatorio requiere, también comprenderemos que ha ingresado a la trágica moral del pragmatismo, que no es la preocupación por la viabilidad o eficacia de la política que nos enseñara Alfredo Maneiro, sino la práctica de una moral utilitaria, eso es pragmatismo, utilitarismo más cálculo individual, en este caso su cálculo expresa un criterio político en el que piensa que acercarse a Colombia es aislar al imperialismo norteamericano, pero alerta, su acercamiento no es solo diplomático y comercial es en la esfera contrainsurgente.

El planteamiento sobre su alineamiento con la contrainsurgencia colombiana lo hacemos sustentándonos tanto en los hechos evidentes como en los planteamientos explícitos y justificatorios según los cuales “El Gobierno Bolivariano ratifica así su compromiso inquebrantable en la lucha contra el terrorismo, la delincuencia y el crimen organizado, en estricto cumplimiento de los compromisos y de la cooperación internacional…”

Chávez y todo el aparato de estado controlado por él, incurren en la no distinción entre guerra de guerrillas y terrorismo, siguiendo el coro de todas las derechas del mundo eliminan el delito de rebelión y tipifican a los luchadores por la libertad y la justicia como delincuentes y terroristas.

Joaquín Pérez Becerra sobreviviente del exterminio de más de 6.000 militantes de la UP, ha sido imputado penalmente por un estado terrorista que no garantiza ni el debido proceso ni el derecho a la defensa. La prueba para su imputación ha sido el computador hallado en el campamento de Raúl Reyes, computador que resistió a un bombardeo, sobre este computador el informe de INTERPOL conceptuaba que no podía configurar prueba penal alguna, pues se había roto la cadena de custodia, es decir, además de haber sido obtenido a partir de un acto ilegal de violación a la soberanía de otro estado, el computador estuvo más de cuatro horas en poder de los organismos de inteligencia colombiana antes de pasar a manos de los cuerpos técnicos judiciales, para ser válido como prueba debió haber sido aislado y levantado de la escena por una unidad técnica judicial, pero este procedimiento era imposible en el caso de la ilegalidad y abuso que rodeó la incursión de las fuerzas militares colombianas en ecuador. Existen en Colombia más de 7.000 presos de conciencia, es decir, líderes políticos y de organizaciones sociales que han sido incriminados como guerrilleros, con base en estas pruebas prefabricadas, pero que en realidad se castiga su opinión y ejercicio de oposición política.

Esta es la prueba contra Joaquín Pérez, prueba que en su momento será desvirtuada y a partir de la presión y solidaridad internacional permitirá que Joaquín vuelva a la libertad, mostrando con más fuerza la infamia en la que participó nuestro comandante Hugo Chávez.

El otro hecho que ha levantado la ira general, aunque el comandante piensa que es solo de la ultraizquierda, es la violación de una institución sagrada como es el refugio y el asilo político. Se ha alineado con el terrorismo de estado colombiano en el desprecio al derecho público internacional, qué importaba si era ciudadano sueco, qué importaba si era refugiado político, se trataba de escarmentar a quienes critiquen y denuncien el genocidio impuesto por la oligarquía al pueblo colombiano.

Finalmente, el comandante se equivoca y quien chantajea es el. Ha querido hacer ver que “quien me critique está contra mí y la revolución”, ese sí que es un chantaje, el estatus de revolucionario lo da la condición de foca roja que aplaude sin criterio, lo da el aceleramiento histérico de que todo se juega en el hoy contra el imperialismo y que cualquier debate o rectificación real nos debilitará; cuando en realidad la crítica fortalece, y la mentira asfixia.

En conclusión, la continuidad de la revolución venezolana y el apoyo irrestricto de todos hacia su triunfo y fortalecimiento no están en discusión, lo que sí está en discusión es su modelo, así como el tipo de dirigencia y acumulación de poder necesario desde los excluídos y explotados para preservar los inmensos logros que estos doce años le han brindado al pueblo venezolano y al conjunto de la humanidad.

” QUIEN ASISTE A UN CRIMEN Y CALLA, SE HACE COMPLICE…MARTI”

¡Exigimos la libertad inmediata del compañero Joaquim Pérez Becerra!

Umberto Alarcón

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s